Del 6 al 22 de julio en el Claustro del Ayuntamiento

“Me interesan las personas, la vida cotidiana y los momentos más simples que constituyen nuestro día a día, ya que estamos invadidos por preocupaciones y responsabilidades que nos obsesionan y sumergen en un bucle de estrés que no nos permite disfrutar de la realización de las sencillas repetidas acciones de la vida diaria.

Con mi trabajo pretendo reivindicar lo cotidiano y preocupación respecto al menosprecio que tenemos hacia dicha cotidianidad, con interés en poner de manifiesto que ese menosprecio propicia que dejemos pasar buena parte del tiempo sin disfrutarlo. Mi trabajo aboga por disfrutar cada instante, por disfrutar de la vida en total plenitud, y no por el habitual y fácil rechazo hacia todo aquello que hacemos en el día a día.

Por todo ello en mis obras intento captar el espíritu de esos pequeños instantes de la vida cotidiana que solemos ignorarlo, llevando a cabo una interpretación mediante la pintura abstracta de esas actividades que realizamos todos los días de una forma repetitiva, actividades que nos hacen ser quienes somos. Realizando un uso del color toralmente intuitivo que encuentra su inspiración en cualquiera de los detalles que están presentes e esos precisos instantes.

El motivo por el cual recurro a la abstracción para reflejar estos momentos es porque, en mi opinión, la ausencia de referentes de la realidad, la decisión de despojar al cuadrado de todo elemento reconocible, nos permite centrar la atención en los sentimientos puros que surgen de una amalgama de color, de formas y texturas.”

Alba Milán